Todo tendría sentido si no existiera la muerte
Género
Drama
Duración
3 hs.
Idioma
Español
Clasificación
Mayores de 12 años
Intermedio
Traducción
No
Teatro Alianza
Viernes  13,  20:00





En los años 80, en un pueblo del interior de Buenos Aires, María vive una aburrida vida como maestra de escuela y madre soltera de una hija de 16 años. Pero dos hechos cambiarán radicalmente su vida: primero, la amistad que desarrollará con Liliana, la extravagante dueña del videoclub, que la acercará a una nueva pasión: las películas pornográficas feministas (que no son más que regulares películas pornográficas pero con una equitativa distribución del placer); y segundo, enterarse que sufre una enfermedad terminal y que le quedan pocos meses de vida.

En ese momento decidirá realizar un gesto insensato y ridículo: como última voluntad, ella desea filmar su propia película pornográfica. Su hermana Nora y su amiga Liliana la acompañarán en la aventura, coronada con la contratación de un actor pornográfico argentino radicado en Nueva York que ellas admiran, llamado Gino Potente.

La amistad, el amor, el deseo, los sueños, el cuerpo de la mujer como campo de batalla, el sentido de la muerte y el sentido de la vida: Todo tendría sentido si no existiera la muerte es una obra de teatro épica y a la vez íntima.

 

Obra ganadora del IX Premio Germán Rozenmacher de Nueva Dramaturgia, es una coproducción de Compañía Teatro Futuro y el Festival Internacional de Buenos Aires (FIBA), el Festival de Artes Escénicas (FIDAE), el Centro Cultural Rector Ricardo Rojas (UBA), el Centro Cultural San Martín y la Comedia de la Provincia de Buenos Aires.

 

Compañia
Compañía Teatro Futuro
Dirección
Dramaturgia y dirección: Mariano Tenconi Blanco
Créditos
Con: Lorena Vega, Maruja Bustamante, Andrea Nussembaum, Juana Rozas, Bruno Giganti y Agustín Rittano Escenografía: Oria Puppo Vestuario: Cecilia Bello Godoy y Johanna Bresque Iluminación: Matías Sendón Coreografía: Jazmín Titiunik Musicalización: Mariano Tenconi Blanco Música original compuesta por Ian Shifres e interpretada por Francisco Garat (guitarra), Arístides Prando (saxo) e Ian Shifres (teclados) Fotografía: Sebastián Freire Arte en fotografía: Mume Boskovich Diseño Gráfico: Gabriel Jofré Prensa: Luciana Zylberberg Coordinación de montaje: Mariana Mitre Producción general: Carolina Castro Asistencia de escenografía: Florencia Tutusaus Asistencia de vestuario: Elisa D’Agustini Asistencia de iluminación: Sebastián Francia Asistencia de producción: Eugenia Tobal Meritoria de dirección: Ana Schimelman Asistencia de dirección: Maxi Muti
Apoyos
Agradecimientos: Nicolás Capeluto, Carolina Borca, Cecilia Kuska, Almudena Javares, Gustavo Dimas, Julieta Gibelli, Damian Santiago, María Laura Moyano, El Estepario Teatro, Qi Espacio Teatral. Y agradecemos particularmente a Rubén Szuchmacher su asesoría al director.